Todos oponemos mayor o menor resistencia al cambio, es algo innato en el ser humano. Salir de nuestras rutinas puede ser difícil por miedo a lo desconocido.

La creatividad muchas veces es sinónimo de adentrarse en lo desconocido y este hecho puede generar miedo.

Todos nosotros tenemos unos hábitos implantados que seguimos regularmente cada día, nos levantamos a una hora determinada, almorzamos, trabajamos, nos desplazamos casi siempre en las mismas zonas de la ciudad y todo un sinfín de rutinas que realizamos incluso de forma inconsciente.

Lograr un mayor grado de creatividad conlleva romper esas rutinas, sobre todo rutinas de pensamiento. Significa cambiar nuestra percepción de los hechos, las personas o las cosas.

Para lograr un inicio de cambio en nuestras rutinas un ejercicio muy sencillo es cambiar cada cierto tiempo el camino que recorremos para ir al trabajo o volver a casa.

Este pequeño cambio obliga a deshacernos de varios automatismos diarios, fuerza a nuestra mente a aceptar el cambio como algo normal.

Para ser creativos debemos observar las ideas desde todos los puntos de vista posibles. Si deseamos crear un objeto un buen ejercicio es ponernos en la piel de quien lo va a utilizar. De esta forma descubriremos una percepción distinta del objeto.

Mahatma Gandhi nos dejó este pensamiento:

  • Tus pensamientos se convierten en tus palabras.
  • Tus palabras se convierten en tus acciones.
  • Tus acciones se convierten en tus hábitos.
  • Tus hábitos se convierten en tu carácter.
  • Y tu carácter se convierte en tu destino

Podemos invertir el orden de las frases y descubrir que nuestros hábitos afectan a nuestras acciones y estos a las palabras y pensamientos.

S.C

CURSO “CREAR DESDE EL CORAZÓN”  17 de marzo de 2018


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *