Ayer en TV3 en el programa “L’ofici de viure” (El oficio de vivir) hablaban del miedo y como nos paraliza o por el contrario bien gestionado puede beneficiar nuestra visión frente a la vida.

Durante el programa se expresó una frase que me llamo la atención y me gustó mucho:

EL MIEDO ES LA AUSENCIA DE AMOR

Voy a expresar la frase en positivo, dándole un giro de 180 grados.

El amor es la ausencia de miedo, igual que la luz es la ausencia de oscuridad

El motivo por el que deseo dar la vuelta a la frase es  porque nos permite analizar todas las acciones que el ser humano realiza a lo largo de su vida.

El hecho de ver el entorno y las personas desde una posición de amor no implica perder el miedo, sino más bien transformarlo y lograr entenderlo como una vía de aprendizaje.

Cuando vemos a un artista pintar unos cuadros preciosos, o a cualquier persona “Fluir” en su profesión o en aquello que está haciendo en un determinado momento, podemos afirmar que Ama lo que está haciendo, siente una pasión innata.

Un médico que opera a un paciente no está exento de miedo, pero si es su devoción, pondrá todo el amor de su alma en llevar a cabo la operación por compleja que sea.

Es decir, realizar cualquier acción desde el amor implica la ausencia de miedo, o la superación del mismo desde el punto de vista que ya no nos paraliza.

Una de las premisas de La PNL (Programación Neurolingüística) nos dice

“Todo el mundo dispone de los recursos necesarios”

Aplicando esta premisa podemos determinar que para superar un miedo y hacer que juegue a nuestro favor, deberemos buscar todas aquellas enseñanzas adquiridas o por adquirir que nos permiten superarlo desde una correcta gestión.

Sin miedo nos acercamos a las personas y las situaciones con una mentalidad abierta, existe confianza, y la confianza es la base de las relaciones humanas y nuestra respuesta ante el mundo y la sociedad.

Confianza en nosotros mismos y en los demás.


Gestionar el miedo o cualquier otra emoción es lo que nos permite crecer como personas y avanzar en el día a día.


 


0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *