Abrimos con este post la primera de las respuestas a vuestras preguntas y colaboraciones.

En respuesta a una de vuestras peticiones en la que mostráis vuestra preocupación debido a la actual situación política.

Para responder a esta inquietud lo haremos desde una vertiente general, es decir, no vamos a centrarnos en la política, sino que observaremos el escenario desde un ámbito más global.

¿Qué quiero decir con esto? En definitiva, cualquier situación en la que existe incertidumbre nos puede causar desánimo, nerviosismo o frustración.

Veamos las distintas causas.
La frustración viene dada por las expectativas, cuando volcamos sobre alguien, algo o una situación unas expectativas muy elevadas y estas no se cumplen es cuando nos frustramos, esperamos mucho más de lo que realmente nos dan.

Esas mismas expectativas nos hacen abordar las situaciones desde un elevado optimismo que al mismo tiempo hace que no analicemos puntos poco claros.

En definitiva, eludimos inconscientemente determinadas informaciones que deberíamos tener en cuenta. Puede ser que no dispongamos de esa información por el hecho de no desear escucharla, porque nos la omiten o bien por que la información recibida es sesgada y puede inducir a error o la gestionamos y filtramos según unas creencias. Somos subjetivos.
En base a nuestras creencias y valores seremos más o menos críticos con determinadas informaciones o situaciones.
Para evitar el desánimo debemos afrontar las situaciones de incertidumbre desde la aceptación.

Aceptar no significa resignarnos, aceptar conlleva ver la situación desde un punto de vista más objetivo, analizar cómo podemos abordar un problema o situación incómoda con las herramientas de las que disponemos.

Aceptar es replantear los escenarios, los tiempos y las necesidades para lograr el objetivo.

Puede existir momentos en que el objetivo parezca inalcanzable debido a que entra en colisión con otros objetivos. En ese momento debemos convertir el objetivo en METAOBJETIVO y buscar como los objetivos en colisión pueden Inter-seccionarse para alcanzar el METAOBJETIVO.

La resignación presupone una ignorancia o un no desear avanzar, abandonamos el objetivo y nos resignamos a su imposibilidad, nos paraliza y deja inmóviles.

La aceptación nos permite avanzar, el hecho de aceptar lo hechos tal y como son nos permite visualizar la realidad de forma más objetiva, nos ayuda ver con que herramientas contamos y los posibles caminos para seguir adelante.

En resumen, ACEPTAR, se trata de responsabilidad, aceptar la realidad es ser responsable de nuestras decisiones, nuestros sentimientos y enfocarlos hacia el encuentro de soluciones distintas e imaginativas que nos permitan alcanzar los objetivos.

Situarnos en la aceptación y la responsabilidad nos permite ser más felices y no quedar anclados en un pasado que por muy anhelado que sea no nos aportará una solución.

Espero haber aclarado un poco más la pregunta.

Un saludo.


0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *